Si continua navegando entendemos que acepta el uso de cookies.    
  • 16311 Boniches (Cuenca)    
  • info@caballoscuenca.com    
  • 667.959.734 / 667.018.710

Localización y Entorno Natural



El Centro Ecuestre La Rinconá se sitúa en un paraje del mismo nombre a orillas del río Cabriel, en este entorno os podéis encontrar un precioso paisaje en cualquier época del año. La primavera vestida de jaras y estepas con sus magníficas flores grandes, blancas y vistosas algunas rosadas, que comparten esplendor con los cantuesos y sus sutiles peñachos de color púrpura que se combina con las pequeñas y delicadas flores de mejoranas, tomillos, y ajedreas blancas y rosáceas , y al bajar del monte a los prados y riberas del río amapolas rojas, achicorias azules, hipéricos amarillos y los sutiles lirios amarillos o violetas, destacan también orquídeas silvestres y otras plantas aromáticas y de colores, formas y usos diversos, que embellecen este lugar.


Y así va pasando la colorida estampa durante el verano que anuncia ya llegar al otoño y de las flores a los frutos tales como manzanos, pumares y entre los silvestres las moras, los escaramujos y de nuevo el monte se prepara para la recolección de los Gamones plantas peculiares de bonita flor para la alimentación de los cerdos que posteriormente llenarían las orzas para pasar los inviernos así como recolección y venta del aromático espliego, una variedad de la lavanda, que se desvedaba allá para la virgen de agosto y junto con los hongos suponía otra inyección económica en las humildes y trabajadoras vidas de esta zona hace ya bastantes años.


Especialmente importantes se hacen los pinares rodenos que impregnan todo el espacio y dan nombre al reconocido monumento natural, sin olvidar los pinares negrales, salpicados de melojos, carrascas, sabinas, enebros, bujes y retamas, que junto a los chopos y acacias dan color a un otoño casi dibujado con la caída de las hojas junto al río. Destacable y reconocido Pino de las cuatro Garras, un ejemplar singular de unos 40 metros de altura, emblemático y monumental. No olvidaremos en tal paisaje los hongos y sus aromas que aportan al otoño además otro motivo para visitar estas tierras, ricas en cantidad y variedad, los años buenos...


No queda el inverno menos vistoso con sus tonos grises, marrones y rojizos, sus rocas y las maravillosas formaciones que perfilan que parecen más esculturas que otra cosa, como La Tabarreña, La Obradá y otros parajes que visitar y no perderse desde la montura del caballo, entre pinos, hermosas rocas y musgos que muestran la belleza de la sencillez, de cuando en cuando nos sorprende con preciosas nevadas que aportan un maravilloso blanco al paisaje convirtiéndolo así casi en postal.


No solo será el paisaje, y el contacto con animales que podremos disfrutar, ya que como zona de naturaleza viva podremos observar pruebas y pistas de que habitan aquí gran diversidad de animales y así también verlos en su medio y su libertad, no será difícil avistar las águilas culebreras, los grandiosos buitres leonados, y otros pájaros singulares o de paso como la Garza Real, el Cormorán o como el pájaro carpintero de bonitos colores, llamado por esta zona “picorrelincho”.


En el río podremos encontrar las truchas y los cangrejo que se observan a simple vista por sus cristalinas aguas, además de las nutrias, indicativo de la calidad de sus aguas, en las que disfrutar además de un baño revitalizante de gélidas aguas puras con sus remansos, rápidos y cascadas de notable belleza como la del Traqueiro, o sus fuentes y manantiales de ricas aguas que alimentan el Cabriel, como La Fuente de los Peces o el Trillero.


Más metidos ya en el monte podremos observar jabalíes, corzos, ciervos e incluso algún gamo, junto a animales de menor tamaño como son típicos en esta zona los zorros, tejones, ginetas y fuinas, conejos, liebres, perdices, y toda clase de ratoncillos, topillos, musarañas..., típico también son aquí los lagartos o “ardachos” de bonitos colores moteados, y para los amantes de los minúsculos animales insectos también coloridos y peculiares para fotografiar y observar la naturaleza en vivo.


No olvidamos destacar pecualiares rincones en que por unos motivos u otros años atrás los lugareños se refugiaban, así las distintas Teñás en que los pastores guardaban el ganado, las cuevas que sirvieron de refugio durante la guerra civil, algunas Simas ya de considerable profundidad en que se han encontrado algunos restos arqueológicos, y así otras formaciónes escultóricas de la morfología geológica del lugar como la Peña Sancho o el Castillo del Rey. Estas son tan solo algunas pinceladas de lo que el visitante podrá encontrar en este lugar, no pretendemos abarcar aquí las maravillosas sensaciones que se podrán vivir en este lugar, y cerca de él ruinas históricas y arqueológicas e incluso rupestres de importancia... como verán les ofrecemos como complemento a la viviencia del mundo del caballo una gran oferta de tipo natural, cultural, gastronómico... para hacer de esta una experiencia inolvidable y para repetir.


En Boniches puede alojarse en:



Casa Rural El Fresno

el_fresno

Casa Rural El Rodeno

el_rodeno